Ejercicios de Kegel

La salud está de moda, y me di cuenta cuando un monitor del gimnasio donde voy dijo “os voy a enseñar un ejercicio para mantener la zona abdominal y al mismo tiempo fortalecer el suelo pélvico, como los ejercicios de Kegel de los que se habla tanto”. ¿Tanto se habla de suelo pélvico por las calles de nuestra sociedad? La verdad es que me alegra saberlo. Y me alegra porque las mujeres están empezando a preocuparse por su cuerpo y por los estragos que el tiempo causa en nosotras.

Por lo tanto, y porque este blog es salud, sexo y actualidad, os voy a explicar por encima que son los ejercicios de Kegel y cómo podemos hacerlos en casa.

¿Y quién es este señor Kegel? Pues realmente se llamaba Arnold Kegel, y era un ginecólogo bastante adelantado a su tiempo, el cuál inventó también el perineómetro (un aparato para medir la presión del aire vaginal). Este doctor demostró en una publicación que la incontinencia urinaria se producía por un desgaste del músculo vaginal con la edad y que ejercitando dicho músculo se podía prevenir.10488333 1445608369025561 7145271187503260177 n Ejercicios de Kegel

Qué razón tenía este hombre, lo que no se olía era el éxito que iba a tener su fabuloso método y las demás ventajas que le daríamos más adelante a sus fantásticos ejercicios.

El suelo pélvico es un sistema de músculos y ligamentos que cierran el suelo del abdomen manteniendo en posición correcta y en suspensión la vejiga, el útero y el recto en contra de la fuerza de la gravedad. Os podéis imaginar la función tan esencial que ejerce este músculo en nuestro cuerpo, por lo tanto, hay que cuidarlo bien y mantenerlo fuerte para posibles consecuencias con la edad.

Ya no es sólo el embarazo o la vejez la que nos lleva a una pérdida del suelo pélvico (aunque sí que es verdad que son las más duras), sino que la herencia, obesidad, estreñimiento o incluso un abuso de deportes extremos donde se realicen saltos conlleva también a una pérdida de muscular.

¿Como localizo mi suelo pélvico?

Primer ejercicio es saber exactamente qué músculo queremos fortalecer, vaya a ser que nos vayamos a otro (que no es que esté mal, pero ya que hablamos de éste vamos a hacerlo bien).10665196 1503955796524151 3874762038798815957 n Ejercicios de Kegel

La manera más simple de localizar nuestro piso pélvico es mientras hacemos pis. Es tan sencillo como intentar cortar la orina durante su extracción en el inodoro, y realizar este movimiento varias veces mientras orinamos. Una vez terminado, sigue contrayendo tu musculatura, así tendrás bien claro cómo reacciona nuestro músculo ante la contracción de sus tejidos y qué sentimos al hacer esto.

Ejercicios para practicar en casa

Para empezar a mantener una rutina de ejercicios, la mejor forma es haciendo lo mismo que hemos dicho antes, pero manteniendo el músculo contraído durante unos 3 ó 5 segundos y relajando durante 5 segundos más. Realizar repeticiones de éste mismo movimiento hasta que la zona empiece a cansarse.

Si se toma como un ejercicio rutinario (por ejemplo, justo lo primero que haces al levantarte de la cama) conseguirás mantener en plena forma tu piso pélvico. Y como todo ejercicio físico que se preste, ir añadiendo repeticiones, tiempo e intensidad a medidas que nos sintamos preparadas para hacerlo.

Para aumentar intensidad a estos ejercicios, ya conocéis las famosas bolas chinas, de las que ya hablamos en este artículo y que nos ayudan mucho a la hora de mantener nuestra musculatura vaginal en perfecto estado.

Y para todas aquellas chicas que no sólo quieren ejercitar éste, sino cualquier músculo de su fabuloso cuerpo, podéis combinar los ejercicios de GAP o Pilates con los ejercicios Kegel de una forma muy sencilla: imaginemos que estamos realizando las subidas de abdominales de toda la vida en el suelo con las rodillas arqueadas. En esta misma posición, dejaremos el músculo pélvico contraído mientras se realizan los abdominales, así fortaleceremos ambos músculos.

De la misma manera, podemos hacerlo con infinidad de ejercicios que realicemos tanto en casa como en el gimnasio. Todo por la cantidad de beneficios que nos aportan este tipo de ejercicios.

Sobre la Autora

Cristina Con una mente sucia, las conversaciones cotidianas son mucho más interesantes. Por tanto no se debería considerar "mente sucia", más bien una imaginación sexy.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, puntuación: 5,00 de 5)
Loading...Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>