Las fantasías sexuales de las mujeres

Por fin ha llegado el día en el que las fantasías sexuales pasan a ser de ambos sexos, no sólo de hombres. Ya tenemos claro, tanto unos como otros, que nos gusta el sexo y disfrutarlo sin prejuicios (aunque todavía nos queda camino por recorrer).

Aún así, cuando escuchamos a una mujer decir “yo me acostaría con dos hombres a la vez” o eso de “ojalá me acostara con un tío y que no recordara su nombre” ya no nos resulta raro, repulsivo o sorprendente.

Pero algo sigue siendo cierto, no compartimos las mismas fantasías que los hombres, de las cuales se hablará en otra ocasión en el blog. Ellos siguen siendo de Marte y nosotras de Venus, por tanto no vamos a coincidir siempre en las mismas cosas, a pesar de tener muchas en común.

Por lo tanto, vamos a ver algunas de las fantasías sexuales más corrientes dentro de las femeninas.

Sexo con otra mujer

Somos románticas por naturaleza, nos gustan los mismos, las delicadezas y las caricias. Y como siempre se ha dicho: ¿quién va a tocar a una mujer mejor que otra mujer?

De esta frase salen muchas fantasías, aunque no se da tanto que los hombres fantaseen con otros hombres como en las mujeres. Esto no va a significar que se es bisexual u homosexual, simplemente curiosidad ante lo desconocido. Incluso suele pasar que cuando se lleva a cabo la fantasía, pierde todo el entusiasmo o el interés.

Sexo oral

sexo oralA la que le gusta el sexo oral, fantasea con él a menudo. Lo que mucho gusta, poco cansa. Pero a la que no le gusta que se lo practiquen, fantasea con quitarse ese defecto que no le deja disfrutar de tener a su pareja entre las piernas.

También se suele fantasear con practicárselo a un chico, pero suele ir unido al tema de dominación y sumisión, que está más abajo.

Además, suele ser una de las prácticas más rápidas para que una mujer llegue al éxtasis, ¿cómo no soñar con practicarlo a todas horas?

Sexo con la pareja

Aunque no lo parezca, es una de las más comunes o, por lo menos, las más confesadas (que rollo, ¿verdad?). Me imagino que a muchas les dará vergüenza reconocer otro tipo de fantasía, mucho menos a su pareja, pero aún así, a la mayoría de los mortales les gusta imaginarse momentos y situaciones que han vivido o que quieren vivir con su actual pareja.

Puede resultar un rollo, sí, pero es la más alcanzable de la lista.

Sexo con un desconocido

sexo desconocidoQuedar con un chico al que no se le conoce ni el nombre, un hotel, una habitación y toda la imaginación que exista entre ellos.

Puede ser del tipo de chico que ves a diario por la calle que te parece atractivo pero no sabes nada más de él y un día, por ironías del destino, te lo encuentras en una discoteca y te sigue hasta el baño (el resto a vuestra inventiva) o fantasías con tipos a los que no se le ve la cara.

Esta fantasía va ligada al hecho de que nos avergüenza hacer unas determinadas cosas que no nos atrevemos a hacer o a pedir a nuestra pareja o amante. Preferimos hacerlo con alguien completamente alejado de nuestra vida y al que jamás vamos a volver a ver.

Ser infiel

Peligroso pero cierto, las mujeres al igual que los hombres fantasean con serles infieles a sus parejas, aunque siempre se sigue el mismo patrón.

No se puede descubrir la infidelidad, porque si no, la fantasía pierde el morbo de lo prohibido, y por tanto, toda la gracia. Se sale de la rutina aunque sólo sea por unos minutos, pero en estos sueños, el placer es mucho más placentero que con sus parejas, por eso se incita al pecado de recaer en la tentación.

Y sobre todo, se practica las posturas o actos sexuales que no suele practicar con la pareja. Es un sentimiento parecido a estar completa, llena y satisfecha.

Dominación y sumisión

No se está hablando de violación o dolor (aunque también se dan fantasías de este tipo), sino de sexo apasionado y control absoluto de todo los movimientos de nuestro sumiso, obligar a un hombre a realizar todos nuestros deseos sexuales. Se suelen dar en mujeres con un carácter fuerte que le excita ordenar y ver a un hombre sometido a sus palabras.

Al igual, que también suele ser una fantasía muy usual el hecho de someterse a los deseos del dominante, y a raíz de la novela 50 Sombras, esto va en aumento de una manera brutal. Soñamos con un Christian Grey que nos hace una trenza en el pelo y nos mantiene atadas en un cuarto rojo… ¡Bendita novela!

Trabajar como prostituta

trabajar como prostitutaMe gusta esta fantasía, no por el hecho del trabajo en sí o de buscar dinero a cambio de sexo, porque no va precisamente de esto.

Se basa más en un hombre que la desee tanto que esté dispuesto a pagar todo el oro del mundo por un rato con ella, no en el deseo de cobrar por ese rato.

O también tenemos fantasías de mujeres que quieran dar rienda suelta a su sexualidad de esta manera, sometiéndose al disfrute de los hombres por un fajo de billetes, e incluso sentirse tan expertas en el sexo y deseadas por los hombres, que tiene como excusa cobrar sus servicios por enseñarles todo lo que saben.

Manage a trois

Los tríos son también fantasías típicas, ya sean con dos hombres o con un hombre y una mujer, pero lo que tienen en común es que ella es la protagonista. Las otras dos personas se centran en hacerla disfrutar y llegar al éxtasis de miles de maneras diferentes.

Aquí entran muchos estímulos, porque a la misma vez que puedes mantener sexo con hombre y con mujer al mismo tiempo, tienes cuatro manos experimentando tu cuerpo y probar una amplia variedad de posturas sexuales con tres o más personas. Esto lo unimos y sale una fantasía muy placentera, incluso más de una fantasía a la vez.

Ver o ser vista

voyeurLa idea de que nos pillen nos gusta a todos, ese morbo de ser vistos o sorprendidos en lugares públicos como parques, playas o probadores. Esta fantasía no es difícil de realizar, pero hay que tener valor para llevarla a cabo, y lo más interesante es que las personas que fantasean con este tipo de prácticas y al final las practican, acaban por hacerse adictos a esa adrenalina.

Al igual que el Voyeurismo, que yo lo suelo relacionar con una película porno, pero en vivo. Aunque es más dado en hombres la excitación de ver sexo, las mujeres no somos menos y también nos gusta disfrutar del placer de otros.

Y como no me gustan los números redondos, voy a dejar el número en 9, aunque me dejo muchas en el tintero.

Para terminar esta lista, sólo decir algo que me encanta recordar a las mujeres que se sienten incómodas por tener fantasías “fuera de las normales”: tu imaginación es tuya y nadie puede entrar ahí dentro para saber lo que piensas, así que aprovecha al máximo ese potencial, fantasea con lo que más te excite y lleva a cabo todo lo que esté a tu alcance. No hay fantasía mala si te sientes bien imaginándola.

Sobre la Autora

Cristina Con una mente sucia, las conversaciones cotidianas son mucho más interesantes. Por tanto no se debería considerar "mente sucia", más bien una imaginación sexy.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún no hay valoraciones)
Loading...Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>