Fetichismo sexual, definición y curiosidades

Algo que me ha interesado siempre conocer, y he leído bastante sobre el tema, es la excitación que sienten algunas personas por objetos inanimados. ¿Por qué sentirte atraído por un zapato? ¿Qué tiene de erótico? Dado que ya respondí a mis preguntas, ahora os las muestro a vosotr@s.

Tirando de Wikipedia, el fetichismo es una parafilia que consiste en la excitación erótica o la facilitación y el logro del orgasmo a través de un objeto fetiche, como una sustancia o parte del cuerpo en particular, o de una situación.

La persona fetichista se encapricha con una práctica u objeto concreto que no tiene nada que ver con el sexo y lo convierte en su obsesión, ya sea para proporcionarse placer a uno mismo o a su pareja. Este fetiche puede ser, por ejemplo, una prenda de ropa, un defecto de una persona, un objeto, una acción específica,… cualquier cosa que haga que la excitación del individuo crezca de manera exponencial al exponerse frente a ésta.

fetichismoUn objeto fetichista no está creado para proporcionar placer, pero es objeto de deseo frente a una minoría.

El fetichismo no es malo ni perjudicial si no se vuelve obsesivo o dañino, es decir, si no pone en peligro a la pareja sexual practicando una acción concreta peligrosa para la integridad o el físico; o si esta obsesión se convierte en compulsiva, cuando la persona no puede llegar al orgasmo si no es a partir de su fetiche.

Hoy en día, estas prácticas se consideran “modernas” y nadie tiene problema con contar abiertamente lo que le pone o no en el sexo, pero antes era algo realmente perverso, de gente enferma y que necesitaba tratamiento. Menos mal que estamos en el siglo XXI.

La inmensa mayoría de las veces, el fetichismo se relaciona con el BDSM (lo que conocemos como sadomasoquismo), pero en sí, el BDSM no deja de ser un fetiche, en este caso, la excitación provocada por el dolor propio o ajeno. Aunque existen muchos fetichistas que nada tienen que ver con la dominación.

Agalmatofilia

Agalmatofilia, sentir deseo sexual hacia una estatua, muñeco o maniquí

Los objetos que podemos encontrar entre los denominados fetiches comunes son los zapatos (peculiarmente de tacón), lencería erótica de encaje o cuero y los uniformes. La curiosidad de estos datos es que no tiene por qué dar excitación sólo ver la prenda (o sí), sino que el punto de éxtasis puede ser rozar esta prenda por los genitales o llevarlo puesto durante el coito, incluso olerlo mientras se llega al orgasmo en el caso de la ropa interior.

Podemos encontrar también dentro de las prácticas fetichistas el exhibicionismo, sexo telefónico, los masajes, la orina o defecaciones sobre el cuerpo del mismo fetichista y muchísimas más que crearemos más adelante en una lista de parafilias sexuales.

Como conclusión, para mí sigue siendo una muestra de que cada persona es diferente, nadie es perfecto sino que en la imperfección está la belleza y cada persona puede excitarse o ser excitada de mil maneras, todas ellas válidas y respetadas.

Sobre la Autora

Cristina Con una mente sucia, las conversaciones cotidianas son mucho más interesantes. Por tanto no se debería considerar "mente sucia", más bien una imaginación sexy.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún no hay valoraciones)
Loading...Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>