La Erotofobia: miedo al sexo

Dentro de mi afán persistente en haceros llegar las prácticas sexuales, juguetes y demás curiosidades relacionadas con la sexualidad, hoy toca terminología y vamos a hablar de la Erotofobia, que no es más que el miedo irracional al sexo en cuestiones generales.

De hecho, no es un miedo al sexo o a su práctica, sino también a escucharlo, verlo, hablarlo o leerlo (lo sé, sé que ningún sufridor/a de esta fobia, llamémoslo erotofóbico, va a leer esto, ni siquiera va a buscar información sobre el tema, pero puede que haya una persona cercana que le resulte familiar).

Es un problema muy proporcionado tanto en hombres como en mujeres, aunque son en las segundas donde se registran más casos. Se suele seguir un patrón dentro de los sufridores de tal mal irracional: personas inestables e inseguras, con baja autoestima, temerosas en general y no muy sociables, mucho menos confiadas.

No se le conoce exactamente por qué una persona acaba sufriendo este temor, aunque se le suele relacionar a una educación sexual escasa, 10687000_1483777541875310_4856606036442009601_nausente o inexistente, acompañada de mitos o prejuicios por parte de algún adulto.

También se puede dar ocasiones en las que el niño queda traumatizado tras presenciar un encuentro sexual (no estoy hablando de abusos), ya sea ver a los padres practicando sexo en una de las veces que se dejan la puerta abierta o bien se han plantado delante del ordenador y les ha saltado una página de porno online, a lo cual, el pequeño/a coge repugnancia a lo relacionado con el mundo erótico.

Podemos reconocer la Erotofobia dentro de nuestro vínculo familiar o social si alguna persona cercana a nosotros se siente incómoda hablando de sexo con demasiada exageración, no soporta escuchar nada relacionado con erotismo e intenta evitar la conversación cambiando de tema.

Hay casos extremos en los que se puede llegar a bloquear, volverse realmente inestable o incluso llegar a niveles físicos sufriendo dolores encefálicos, estomacales y aceleración en el ritmo cardíaco.

Así que si encontráis estos síntomas en una persona a la que apreciáis, es conveniente consultarlo con un especialista, ya que estos trastornos son tratables por psicólogos y sexólogos especializados.

Sobre esta y muchas otras fobias seguiremos hablando en Ven Aquí Sexy, síguenos y suscríbete a nuestro recién estrenado Newsletter.

Sobre la Autora

Cristina Con una mente sucia, las conversaciones cotidianas son mucho más interesantes. Por tanto no se debería considerar "mente sucia", más bien una imaginación sexy.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún no hay valoraciones)
Loading...Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>