Por culpa del porno

No voy a entrar en el tema de si es bueno o malo ver porno en solitario o en pareja, ya habrá momento de eso. Esta vez quiero tratar el tema de realidad y ficción, porque en estos casos concretos la ficción supera con mucha diferencia a nuestra realidad corriente.

Después de un análisis exhaustivo o no, voy a difundir algunos de los escenarios que podemos encontrar en cualquier película porno y que difiere por mucho a lo que de verdad nos encontramos en las parejas  más o menos consolidadas de hoy día.

Empezamos por el principio, y no es otro que el primer encuentro “chico conoce a chica” que luce por su ausencia en la industria XXX, o directamente se resume a un ¿follamos? Esto nos incita a obviar lo más importante en una relación sexual: los preliminares. Esas miradas, caricias, deseo, excitación… no somos interruptores que nos encendemos con un botón como nos hacen creer los actores de estas películas.

por culpa del pornoUna vez realizada la conquista con empleando más o menos tiempo en ello, llegamos a una cama redonda, sábanas rojas de satén, luz tenue y una insinuante música de fondo. ¿Alguien tiene de todo esto en su habitación? Porque mi cama sigue siendo rectangular, con unos muelles que hacen un jaleo de mil demonios y sábanas de dinosaurios. Todo aquel que piense que es necesario todo el montaje para una verdadera noche de lujuria, va a llevarse una verdadera decepción.

Ahora una para los chicos: queridos míos, no todas tienen la práctica del multiorgasmo ni todas son capaces de eyacular. El papel que realizan las actrices porno deja el listón en una altura inalcanzable para cualquier mujer corriente, ya que ellas llegan al orgasmo en el tiempo en el que una chica normal comienza a lubricar.

Y otra para las mujeres: no todos los hombres tienen un pene de mínimo 20 centímetros. La cruel realidad aunque resulte difícil de creer, es que el tamaño medio español (o “del Español”) es de 13 centímetros. Dista muchísimo de los bien dotados actores que lucen con orgullo sus envidiables erecciones cuando hay que recordar que no lo más grande es siempre lo más placentero. En futuros artículos me dedicaré a la importancia o no de un buen tamaño.por culpa del porno

Todas las relaciones sexuales que vemos en una película porno es sexo duro y agresivo, van directamente a penetrar lo más fuerte posible cuando la mayoría de las parejas prefieren una relación suave y delicada antes que un meter a lo loco. Además, no hay cine porno sin final feliz (y no uno, sino varios finales) cuando en la realidad tenemos eyaculación precoz, gatillazos y mujeres insatisfechas la inmensa mayoría de las ocasiones. No siempre vamos a tener la suerte de acabar placenteramente todos nuestros encuentros, tenedlo muy claro.

Tampoco todas las personas le dan a todo y están dispuestos a hacer de todo. Vemos una pareja teniendo sexo cuando de repente pasa alguien inesperadamente por delante, los ve y se une. ¿En serio? Esto solo ocurre dentro de un ámbito para que pase, tipo a locales de intercambios de pareja o cuartos oscuros, no en la consulta de un médico.

Y si hablamos de posturas apaga y vámonos, porque tenemos que ser gimnastas rítmicas con levantadores de pesos pesados para poder soportar los espectáculos que montan en las pelis. Es mejor apostar por posturas sencillas que nos aseguren un orgasmo placentero que levantar la pierna por encima de la cabeza y nos deje en la cama una semana, no practicando sexo exactamente.

Así que dejemos porno para fantasías en solitario o en pareja y para pasar un rato de desenfreno total, pero no lo tengamos como una norma a seguir, porque nos llevaremos más decepciones que orgasmos.

Sobre la Autora

Cristina Con una mente sucia, las conversaciones cotidianas son mucho más interesantes. Por tanto no se debería considerar "mente sucia", más bien una imaginación sexy.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún no hay valoraciones)
Loading...Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>