“Seducción” de Jodi Ellen Malpas

El primer libro de la trilogía “Mi Hombre” fue la siguiente aventurar en la que me sumergí, tenía ganas de volver a la literatura de la novela romántica con su toque de erotismo y lujuria. Llevaba tiempo con el archivo en mi libro electrónico, junto a los dos siguientes, y me encaminé con ilusión a adentrarme en una nueva aventura entre dos individuos y sus excitantes situaciones.

Después de un par de días leyendo “Seducción” (el que me conozca sabe que soy lenta leyendo y que sólo lo hago de noche, el que no, pues ya lo sabe) os puedo resumir el libro en dos palabras: decepción total.

Puede ser crítico o puede ser demasiado extremista, pero no me ha gustado en absoluto. De hecho, me he puesto a leer un poco sobre la autora porque me parece increíble que una mujer pueda escribir semejante barbaridad sobre su mismo género.

Como todas las novelas eróticas actuales que llevo leídas hasta el momento, todo empieza con una chica guapa y un chico guapo y muy muy rico. Recalco lo mismo de siempre, en una historia de amor (o erótica en estos casos) no es imprescindible el dinero. ¡Para nada! Hago mención a un libro que me encantó, “Treinta noches con Olivia”, escenario representado en España con un hombre rico pero en un ambiente rural en el que el dinero es un caso muy Seducciónsecundario.

Pero bueno, creo que voy a empezar a darme por vencida y dejarme llevar por el lujo y la ambición que nos regalan los autores de novela erótica, así que voy a centrarme en el impresionante Jesse Ward. Hay muchas maneras de definir a Jesse: machista, obseso del control, dañino, celoso, egoísta, agresivo, misógino… la lista podría seguir y me faltaría espacio en el servidor.

Y por supuesto, nuestra protagonista, Ava O’Shea, es todo lo contrario a él: permisiva, sumisa y dispuesta a hacer todo lo que el señor Ward quiera o pida en el momento que él exija.

Me ha resultado un libro de lo más insultante a la mujer y a lo que puede representar para un hombre, ya que este caballero dispone de Ava cuando se le antoja, sin importar lo más mínimo lo que ella opine o lo que tenga pensado hacer con su vida, situaciones que rozan la violación si no fuera el caso de que ella “siempre quiere hacerlo, nunca se cansa de él”. Esto no es una excusa para utilizar el cuerpo de nadie para un desfogue personal.

Para mi entender, este ejemplar acentúa cantidad de mitos que el género femenino lleva años tratando de desmentir, como el famoso “the bigger, the better”, que todos creen triunfar por tenerla grande, o que el sexo sin protección no conlleva riesgos, o que a las mujeres nos gusta que nos fuercen y que decidan por nosotras lo que nos gusta.

Pero vamos, lo que más me impactó durante la lectura del primer libro de la trilogía (aunque haga un poquito de spoiler, me lo vais a perdonar) fue la cuenta atrás. Sí, sí, cuenta atrás. Eso de cuando un niño pequeño no quiere hacer algo y tú le cuentas del 3 al 0 para que lo hagas sino lo castigas. ¿En serio? Vamos hombre, esto es el colmo.

En definitiva, no lo recomiendo. Lo interpreto como una burla y un daño increíble a la sociedad y a la dignidad de la mujer. Por lo tanto, mi lectura de la trilogía acaba aquí, no pienso leer los otros dos que me quedan, que me ha costado la vida leerme este para tener que llevarme más sofocones similares.

v

Sobre la Autora

Cristina Con una mente sucia, las conversaciones cotidianas son mucho más interesantes. Por tanto no se debería considerar "mente sucia", más bien una imaginación sexy.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún no hay valoraciones)
Loading...Loading...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>